Creta

DIARIO DE VIAJES

Creta

DIARIO DE VIAJES

Familias de Viaje te cuenta su experiencia


Creta

Creta es la isla más grande de Grecia y la quinta mayor de todo el Mediterráneo. Cuenta con muchos atractivos para el viajero: playas paradisíacas y grandes montañas, increíbles gargantas, ciudades acogedoras y pueblos pintorescos, con variedad de restos arqueológicos e interesantes monasterios. Una isla que no dejará indiferente, una mezcla perfecta de playa y montaña, ciudades con ambiente y pueblos perdidos, comida exquisita para cualquier paladar y otros lugares de gran interés cultural.

Se podrá llegar a Creta en barco desde otras islas o en avión y es el itinerario de muchos cruceros. Pero es una isla con tantos rincones que disfrutar, que se recomienda alquilar un coche y recorrerla a fondo. También es importante elegir la época, ya que en primavera o invierno podrás disfrutar de mucha nieve y glaciares en algunas de sus cumbres.


Nuestro avión nos dejó en Heraklion y desde allí alquilamos un coche para comenzar una vuelta integral a la isla. A pesar de tener un aeropuerto muy pequeño, hay varias agencias de alquiler. En temporada alta son algo caros y casi todas ellas piden una fianza bastante alta. Os recomiendo que gestionéis un seguro de la franquicia para cancelar el pago de la misma si ocurre algún incidente y así evitar problemas.

Creta está dividida en cuatro provincias o regiones con variedad de lugares de interés que visitar. Éstas son: Lasithi, Heraklion, Rethymnon y Chania.

  • Lasithi. Zona este de Creta.

Nuestro punto de partida es Makrygialos. Elegimos esta parada para visitar la zona este de Creta, y desde allí realizar varias excursiones. Nos alojamos en unos apartamentos con piscina. 


Gran relación calidad/precio y una terraza con buenas vistas. https://goo.gl/QS4H7z

En esta zona hay varias ofertas de alojamiento. No sólo se podrá disfrutar de una tranquila playa, sino también de algún restaurante local con buena comida y variada. Sin duda uno de los restaurantes más recomendables es la Taberna Petra Bay, muy familiar y con un trato exquisito. Es un lugar tranquilo para disfrutar de una deliciosa comida https://goo.gl/qY8Gz7

Luego podéis tomaros un delicioso postre o crepe en Coukos Island. https://goo.gl/8svmst. Un lugar con mucho encanto.

Una de las visitas que hicimos en esta zona este es la playa de Vai. Antes de llegar a ella y de camino en coche, podéis hacer una parada y visitar el Monasterio de Toplou, conocido también como el Gran Monasterio.


Aunque es austero en decoración, cuenta con tesoros artísticos muy importantes como iconos bizantinos, grabados y algunos frescos. La playa de Vai nos sorprendió nada más verla. Te cobran una pequeña cantidad para acceder a la misma y aparcar el vehículo. Una playa de fina arena y llena de palmeras cerca de un agua azul turquesa increíble. Pero una de las cosas que más me sorprendió es una cala cercana a Vai. Junto al único restaurante de la playa hay unas pequeñas escaleras que dan acceso a un mirador donde las vistas de la playa son de ensueño. Si continuas por esta senda llegas a una cala nudista Psiliamos Beach. Esta cala es mucho más salvaje, sin gente y con el mismo color turquesa en sus aguas como la de Vai. ¡Un gran descubrimiento!

Saliendo de la playa de Vai es muy recomendable disfrutar del paseo en coche hasta Cape Sideros. Tomad la carretera desde Vai hasta la playa de Itanos; las vistas desde allí son extraordinarias e inolvidables.


Un lugar de obligada visita es Kato Zakros. Es una pequeña aldea con algunas tabernas y alojamientos junto al mar. Por la noche las mesas se llenan de velas y sólo se oye el ruido del mar. Un lugar con un encanto especial y un ambiente de gran calma. Parece que se detiene el tiempo y disfrutar de una cena allí es una de las cosas que nunca olvidaré de mi visita a Creta.

Os recomiendo la Taberna Nostos https://goo.gl/R6f95j y la Taberna Akrogiali https://goo.gl/2nmhW6 para disfrutar de un delicioso pescado a la brasa o cualquier cosa que pidáis allí.

Otra manera de llegar a Kato Zakros que no sea por carretera es a través de la “Garganta de la muerte”. Esta garganta parte desde Zakros hasta Kato Zakros. Tiene una distancia de 4,700 km sólo ida. Saliendo de Zakros encontraréis una carretera a la izquierda que informará del acceso a la Garganta.


La ruta está muy bien señalizada (puntos rojos) y es un recorrido fácil y muy bonito. Hay numerosas cuevas en las paredes de la garganta y debe su nombre a que en la antigüedad allí enterraban a sus muertos.

En esta zona más al este de la isla se podrá disfrutar de otras playas increíbles. En la zona de Xerokambos, os recomendamos visitar la playa de Mazidas. La carretera es bastante entretenida, con muchas curvas interminables, pero las vistas del mar rodeadas de montañas hace del paseo en coche más entretenido, vistas que el conductor no podrá disfrutar por el trazado de la misma. Cercana a esta playa descubrimos una cala increíble. Cala Krinakia. Continuando la carretera de Mazidas encontrarás el aparcamiento al que dará acceso. Es pequeña, pero con aguas cristalinas. A la izquierda hay unas pequeñas cuevas y erosiones en las rocas que hacen del lugar más bonito si cabe. Es un sitio muy agradable y tranquilo.


Otra zona de playa recomendable, sobre todo para los amantes del wind surf, es Kouremenos. La playa es de piedra, pero allí podrás encontrar escuelas para dar clases o alquilar una tabla de windsurf y disfrutar de este deporte. Al fondo de la playa encontrarás un cortado de una gran montaña que separa esta playa con la playa Hiona. Hay un pequeño sendero por el que se podrá subir al alto de la montaña y así disfrutar de las vistas de ambas playas. La playa Hiona también es de piedra, pero a la derecha de la misma hay una zona de rocas y pequeños acantilados, que hacen de éste un lugar diferente.

En la provincia de Lasithi, algo más lejos de nuestro lugar de alojamiento, hay otros lugares para visitar y de gran interés. Es mejor hacerlo desde un alojamiento más cercano a Heraklion o de Agios Nikolaos. Uno de ellos es Plaka. Es una aldea con mucho encanto, llena de tabernas y tiendas con bonitos recuerdos. 


Cuenta con un puerto desde donde salen pequeñas embarcaciones para visitar la isla de Spinalonga. Ésta es considerada todo un símbolo para los habitantes de Creta. Este islote ha sido testigo de las batallas más sangrientas, y fue construida una fortaleza considerada como una proeza de ingeniería militar. La imagen de los muros de la fortaleza es sobrecogedora, el extraño ambiente sepulcral y el silencio reinante contrastan con las cristalinas aguas que la rodean. Después de visitar la isla se recomienda pasear por Plaka y disfrutar de una comida en una de sus tabernas cercanas al mar.

Para terminar la zona de Lasithi es importante destacar la meseta de Lasithi. . Esta increíble llanura rodeada de montañas con cumbres nevadas hasta el inicio de verano, es una belleza natural de obligada visita. La leyenda mitológica dice que en una cueva cercana nació Zeus ( Dikteon Cave). Pasado Psyhro, hay que seguir las indicaciones hasta llegar a la cueva.


Una vez aparcado el coche se camina algo menos de un kilómetro hasta llegar a la entrada de la misma. Como la subida hasta allí es bastante empinada, podéis encontrar a algunos cretenses que alquilan sus burros para subir a la entrada de la cueva. Las vistas de la Meseta de Lasithi desde allí son magníficas.

Para acceder a la cueva hay que pagar una entrada. Esta cueva es curiosa, bonita y merece la pena su visita. Para los niños es una experiencia muy interesante, no sólo por entrar a la cueva misteriosa, sino para adentrarles en el mundo mágico de los dioses y entre ellos la vida de Zeus.

  • Región de Heraklion

Esta región ocupa el centro este de la isla y en ella se encuentra la ciudad de Heraklion, capital de Creta, lugar que muchos toman como punto de partida por encontrarse allí el aeropuerto internacional y su puerto bien comunicado.


La ciudad de Heraklion en apariencia aparece como desordenada y caótica, pero cuenta con grandes lugares de interés, museos, originales tiendas y extraordinarios restaurantes que descubrir. Una de las visitas imprescindibles es el museo arqueológico. Ha sido renovado en el año 2015, y cuenta con importantes exposiciones de arte minoico (3.000 a.C- 1.400 a.C), y de la etapa del Neolítico hasta la época romana y bizantina. Es muy recomendable visitar este museo después de ver el Palacio de Knosos (a las afueras de Heraklion). Puedes sacar una entrada combinada para ambos lugares.

El museo está situado en el casco histórico. Podéis leer algo sobre esta cultura que os ayudará a entender lo expuesto en el museo, aunque también es posible contratar una visita guiada. https://www.grecotour.com/palacios-minoicos-creta

Además de este museo se puede dar un agradable y relajante paseo al atardecer hasta la Fortaleza Koules (torre del agua), construida por los venecianos.


Es muy divertido, si hay oleaje, esquivar las olas que llegan hasta la entrada de la propia fortaleza. Una diversión para pequeños y grandes, sobre todo en verano.

Saliendo de la fortaleza y tomando la calle 25 de agosto que sube desde el puerto, puedes dirigir tu marcha hacia el interior del casco histórico que constituye un paseo obligado para disfrutar. A lo largo del recorrido se observa a la izquierda la Basílica de Agios Titos. Se trata de una mezquita que conserva su oriental traza turca, y con su peculiar fachada en una plaza abierta, es centro de numerosas celebraciones religiosas.

Esta calle desemboca en las plazas Elefhetrios Venizelos y Kallergon, un lugar muy animado y lleno de bares, restaurantes, cafés y tiendas, que se prolongan hasta el parque El Greco. Antes de llegar a él te encontraras al paso la Fuente Morosini o de los Leones.


Un poco más adelante, se puede llegar a la calle 1866, donde se encuentra un mercado al libre muy interesante y auténtico.

Además de pasear y visitar todos estos lugares, la ciudad de Heraklion cuenta con una gran oferta gastronómica para todas las ocasiones. Destacaré algunos como el Restaurante Peskesi. Un lugar elegante y escondido en una agradable calle cerca a la plaza del Greco. Es necesario reservar con antelación. https://goo.gl/xMJfDW

Otro sitio agradable, sencillo y con una extraordinaria calidad/precio es Restaurante Hagiati https://goo.gl/iVvgU9. Cerca del puerto y de camino a la fortaleza Koules tenéis gran variedad de establecimientos que ofrecen pescado. Unas estupendas alternativas son el Restaurante Paralia, https://goo.gl/5m3x4E, y el Restaurante Ippokambos https://goo.gl/cgypgR.


Además de éstos, hay dos lugares que nos sorprendieron mucho. Ambos fueron recomendados por gente local, con lo que fuimos sin dudarlo. Uno es más conocido y otro no tanto. El Restaurante Kagiabi cerca de la plaza Akadiuo https://goo.gl/Bh4c6g. Se trata de un local sencillo con comida casera y ecológica. Petros nos contó de donde provenían cada uno de los platos que nos iban sirviendo, mientras nos iba contando la historia de las fotos que inundan el local. Con un cariz de ideología de izquierdas y muy buen trato. Nos encantó la comida y sus cocineros.

Para terminar con un toque dulce es necesario probar las deliciosas “bougatsa” en Kirkor https://goo.gl/xFP5nk.

En la provincia de Heraklion y fuera de la ciudad hay muchos lugares que ver y disfrutar.


El Palacio de Knosos se encuentra a 5 kilómetros de la ciudad. Es el recinto arqueológico más conocido e importante de Creta. Fue la residencia del Rey Minos y está asociado a la leyenda del laberinto del Minotauro y la historia de Dédalo e Ícaro. http://arqueoblog.com/knossos-evans/

Este palacio es el símbolo que representa la isla de Creta alrededor del mundo. https://www.grecotour.com/palacio-minoico-knossos-creta.

Al sur de esa provincia de Heraklion hay varios lugares recomendados que disfrutar. Nos alojamos en Kamilari como punto de partida. En esta pequeña aldea viven muchos extranjeros debido a su extraordinario clima. Es un lugar muy agradable, de calles tranquilas y restaurantes con encanto, nada que ver a otro pueblo cercano, Kalamaki.


Kamilari tiene un restaurante que nos sorprendió por la comida y el servicio. Se llama Taberna Afroditi. Nada más sentarnos en la mesa nos llevaron a la cocina para enseñarnos los platos que tenían esa noche, así que elegimos la cena siguiendo nuestra vista y las recomendaciones de la cocinera. Muy cercano al restaurante había un local de música en directo con mucho ambiente.

Muy cerca de Kamilari se encuentra Matala. A este lugar le dieron fama los hippies de los años 60 y 70. Ellos habitaron en las cuevas cercanas a la playa, que ahora se pueden visitar pagando una pequeña entrada. La playa es de piedra pero si vas nadando en paralelo a las cuevas podrás encontrarte a la derecha una imponente cueva rodeada de aguas cristalinas. Vale la pena nadar este tramo. En este lugar vivieron durante un tiempo Cat Stevens, Bob Dylan y Janis Joplin.


En Matala las calles están decoradas con flores de colores y motivos de este movimiento que le dan un cariz diferente. Ahora es un lugar de veraneo familiar y alrededor de la playa puedes disfrutar de una extraordinaria comida o cena al lado del mar.

Siguiendo esta onda hippie también se encuentra Dyscos. La carretera por la costa que va a Lendas es bastante impactante. ¡Peligro para los que se marean! A 3 kilómetros de Lendas se encuentra este pueblo con playa nudista y calles con olor a incienso. Decidimos comer en una caravana/bar al lado de la carretera cerca del camino que bajaba a la playa. La comida casera, deliciosa, muy barata y el lugar muy familiar. Este sitio tiene una energía especial.

Y para terminar la provincia de Heraklion y para los seguidores de la arqueología se encuentra el Palacio de Festos. Se encuentra en una colina con vistas al monte Psiloritis.


  • Región de Rethymnon

Aunque en toda la isla las montañas siempre están presentes, es en esta región donde se encuentra la más alta de Creta, Psiloroitis o Monte Ida (2.456m). Rodeada del Valle de Amari nos dispusimos a tomar el coche y poder disfrutar de cerca de este lugar. El paisaje va cambiado de manera importante a la vez que te vas adentrando en esta zona. El pueblo más cercano es Anogia y desde allí pondrás rumbo al Plateu de Nidas aproximadamente a 22 kilómetros. El trayecto es bastante solitario, pero el paisaje cambia por completo: impresionantes montañas. Desde allí puedes tomar cualquier sendero o visitar a un kilómetro y medio una cueva, Ideon Andron. (señalizada la entrada cerca del aparcamiento). Visitamos esta zona en verano y tuvimos que abrigarnos, cosa que se agradeció bastante, pero en otras estaciones del año, y con nieve, se precisaría material especial para hacer el trayecto a pie. 


Nos pareció asombroso que en esta isla a tan pocos kilómetros de distancia haya paisajes tan diferentes y tan increíbles.

Además de magnificas montañas también visitamos en esta zona algunas playas muy recomendables. Una que nos sorprendió fue la de Preveli. Después de atravesar por carretera un impactante cañón, llegamos a un aparcamiento al que tienes que acceder pagando una entrada. Ya en la cima del cortado de la montaña se puede ver esta extraordinaria playa. Las vistas de la playa son increíbles, a la cual llega el río Melagopotamos de un agua verde intenso que hace un contraste con el azul turquesa del mar: impactante. Es necesario bajar unas empinadas escaleras para llegar a ella, pero lo haces tan distraído cuando bajas que no se te hace duro. Lo peor es la subida a la vuelta.

Otras playas para poder visitar por la zona son Triopetra y Agios Pavlos.


  • Región de Chania

Sin desmerecer las anteriores, para mí esta es la región en la cual se concentran los sitios de mayor interés y que más me gustaron de Creta. Elegimos dos alojamientos en Paleochora y Chania. Dos lugares con mucho encanto y desde donde programar las visitas que haríamos a lo largo de los días.

Paleochora es un pueblo costero con mucho ambiente. En verano las calles del centro se hacen peatonales y las terrazas llenan las calles, la música en directo invade el ambiente y hay gran número de visitantes, pero no llega a ser un lugar muy abarrotado aunque sí con mucha vida. Se encuentra al pie de la montaña y cuenta con dos playas estupendas, una de piedra, Halikia y otra de arena fina, Pahia Ammos.


Tiene una amplia oferta de alojamientos para todos los presupuestos, aunque dicen que se está poniendo de moda y se van encareciendo los precios. Podrás descubrir gran número de restaurantes, cafeterías y bares de cócteles. Un restaurante muy recomendable y alejado de las calles más bulliciosas es Methesis. Cerca del mar con un servicio exquisito y una comida deliciosa. https://goo.gl/xUEE7T.

Desde Paleochora se podrá gestionar la excursión a la Garganta de Samaria, y visitas en barco a Loutro, Isla de Gavdos y Augia Roumeli.

A 35 kilómetros de Paleochora se encuentra la playa Elafonisi, una de las más famosas de la isla; y comprendes el porqué nada más verla. Es un paraíso de arena rosa y aguas cristalinas.


Dispone de pocos servicios lo que la hace más salvaje, aun así está invadida por tumbonas y sombrillas que se ven nada más llegar. Una gran recomendación es caminar hacia la derecha y alejarte de la multitud. Encontrarás otro Elafonisi lleno de calas cristalinas de arena blanca y rosa y con un agua turquesa increíble. Perderte sin gente por este lugar y este paisaje es algo imposible de olvidar. Tampoco olvidaré su viento y el agua un poco más fría que las demás.

Otra de las grandes excursiones de la isla es la visita a la Garganta de Samaria, de gran belleza y grandeza, se trata de la garganta más larga de Europa. Se puede gestionar desde diferentes lugares de la isla. Tiene una longitud de 16 kilómetros y se encuentra entre las Montañas Blancas (Lefka Ori) y el Monte Volakias a lo largo del rio Omalos.


Se puede visitar de abril a octubre, teniendo en cuenta siempre las condiciones meteorológicas por riesgo a desprendimientos o estado del mar. Este Parque Nacional es excepcionalmente rico en flora y fauna y cuenta con 450 especies protegidas. El viaje que puedes programar se trata del servicio de un autobús que os llevará a Omalos, lugar donde comienza la ruta que finalizará en Augia Roumeli, donde tomarás un barco que te llevará por la costa hasta Paleochora. El último barco sale de aquí a las 17:30, tiempo suficiente para disfrutar de la ruta (el horario varía en función de la época del año). Cuando llegas a Omalos las vistas son extraordinarias. El lugar está rodeado de montañas de más de 2.000 metros que hacen que te cambie la idea de que Creta es sólo playa. Después de pagar la entrada y entrar en el Parque, empezamos la ruta, que está muy bien señalizada. Al comienzo hay una fuerte bajada, pero las vistas y el lugar es tan especial que no se hace duro.


Hay agua para reponer durante todo el trayecto, baños y guardas que serían de ayuda si la necesitas. Los últimos 3 kilómetros de la garganta son impactantes, las paredes se separan por tres metros y cuentan con más de 300 metros de altura. Te sientes pequeño en un lugar majestuoso. Al final de la ruta puedes caminar los últimos 2,5 kilómetros o coger un autobús que te llevará directamente a Agia Roumeli, que vive gracias al peregrinaje de la Garganta. Una vez llega el barco para tomar a los viajeros, se queda en silencio. El paseo en barco por la costa es un relax absoluto después del esfuerzo de la ruta. Esta excursión es muy aconsejable, en la que disfrutarás de montaña y mar en estado puro.

Un lugar cercano a Agia Roumeli es Loutro. Sólo se puede acceder a este lugar en barco o caminando, las dos opciones muy apetecibles.


El barco se puede gestionar desde cualquier puerto cercano, pero yo me quedo sin duda con el paseo a pie y vuelta en barco. Para ello es mejor acceder por carretera cuando estéis alojados en Chania o alrededores. Hay que llegar en coche hasta Sfakia. Una vez allí tomar la carretera que va a Aradena y a 2 kilómetros aproximadamente veréis un cartel de la E-4, que indica el acceso a una playa Sweet Water Beach. Aparcad el coche en un arcén más ancho y tomad el sendero que en 4,5 kilómetros llegará a Loutro. Es necesario llevar calzado cómodo y tener cuidado con los más pequeños, ya que el sendero se estrecha en algún tramo. El paseo es precioso. Se puede ir parando en varias calas salvajes de la ruta en las que no encontrarás gente y el agua es espectacular. Cuando te vas acercando a Loutro las vistas desde el camino son de ensueño. Unas pocas casas blancas encajonadas en una montaña marrón y un agua verde hacen de la imagen un lugar inolvidable.


Loutro está lleno de pequeñas tabernas con una comida espectacular, café frapé, que es un café con hielo griego delicioso, y ante todo, mucha calma. Es un lugar donde se detiene el tiempo y leer un libro en alguna de sus terrazas o dar un paseo en piragua son planes que puedes realizar. Por la tarde todos los visitantes de día se van en barco, por lo que es un lugar muy recomendable para pasar la noche en alguno de sus alojamientos. Los bares y restaurantes pegados al mar se llenan de velas y la música relajante acompaña el silencio de la noche. Es posible regresar caminando, al lugar donde dejaste el coche, o volver en un barco que te llevará a Sfakia. Te tocará caminar un par de kilómetros para recoger el coche donde lo dejasteis y comenzasteis la ruta a pie. Otra opción es dejar el coche en Sfakia a la ida y recogerlo allí directamente a la vuelta en barco.


En Loutro hay muchos restaurantes y bares que merecen la pena, dejaros guiar por vuestra intuición pero os recomiendo dos, restaurante Pavlos https://goo.gl/ySGHDP y restaurante Ilios https://goo.gl/iKoU8a

¡Es un lugar increíble!

Después de visitar estos lugares tan especiales nos ponemos rumbo al norte. Chania o La Canea es otra de las visitas obligadas en Creta. Es una ciudad maravillosa, mágica, con encanto y ambiente, para mí lo tiene todo. Creo que es de los lugares que defines como “aquí me encantaría vivir”. Ubicada a los pies de las Montañas Blancas, cuenta con un magnífico puerto rodeado de calles con influencias venecianas y otomanas. Al atardecer el sol colorea de rojo y ocre los edificios y los monumentos, mientras al fondo se ve la barca de algún pescador que llega a casa. Es una imagen maravillosa.


A pesar del turismo, ha conseguido mantener su autenticidad y es considerada una de las ciudades más bellas de Grecia y creo yo, del mundo. Recomiendo pasear, disfrutar de sus pequeños rincones, estrechas callejuelas y dejarte caer por alguna original tienda o restaurante para reponer fuerzas. La ciudad está dividida en diferentes barrios: Barrio Topanas; el más aristocrático y con influencias venecianas, donde se encuentra la fortaleza Firkas y enfrente el faro de la ciudad. Barrio Judío “Ovriaki”; se caracteriza por una imponente iglesia veneciana que se transformó en mezquita por los turcos. Verla al atardecer es una imagen maravillosa. Barrio Kastelli; al este del puerto, donde los venecianos se asentaron y construyeron murallas fortificadas. Barrio Plaza “Splantza”; el barrio turco. 

Restaurantes hay muchos. Os recomiendo restaurante To Stachi https://goo.gl/tH1CQU y más alejado del centro To Maridaki https://goo.gl/yaH13K .


Chania es una ciudad maravillosa, que no te dejará indiferente.

Desde esta ciudad hay dos lugares muy recomendables que visitar. Uno de ellos es la playa Seitan Limari. Es una playa muy original en forma de zetas rodeada de montañas blancas con un azul increíble. La bajada tiene su truco; es mejor tomar el sendero de la derecha que es algo más fácil. La playa pese a ser muy estrecha, tiene gran encanto. En verano está muy frecuentada por jóvenes locales que ensayan saltos desde las rocas cercanas.

Y para terminar lo haré con Balos que se encuentra a 56 kilómetros de Chania. Se puede acceder en barco en temporada alta, pero yo recomiendo madrugar y hacerlo a pie. La carretera desde Kaliviani y el cabo Gramvousa ya es espectacular. Las vistas son increíbles.


Antes de llegar al aparcamiento deberás pagar una entrada y a 7 kilómetros podrás dejar el coche y comenzar a caminar. Es un paseo muy agradable. Las vistas de la laguna de Balos son extraordinarias, no puedes dejar de mirarlo y de hacer fotos. Este lugar de arena blanca y aguas turquesas es considerado Parque Natural, protegiendo así su especial flora y fauna. Además es refugio de la foca monje y la tortuga Caretta Caretta.

Definitivamente estoy enamorada de Creta. Un sinfín de playas con un azul único, calas escondidas, montañas de 2.000 metros, gargantas impresionantes, cuevas infinitas, islas vecinas, templos con mucha historia, monasterios perdidos, comida 5 estrellas y pueblos para perderse. Cada estación del año la hace diferente y especial. A Creta volveré infinidad de veces.

Yolanda García Fernández


Creta

Creta es la isla más grande de Grecia y la quinta mayor de todo el Mediterráneo. Cuenta con muchos atractivos para el viajero: playas paradisíacas y grandes montañas, increíbles gargantas, ciudades acogedoras y pueblos pintorescos, con variedad de restos arqueológicos e interesantes monasterios. Una isla que no dejará indiferente, una mezcla perfecta de playa y montaña, ciudades con ambiente y pueblos perdidos, comida exquisita para cualquier paladar y otros lugares de gran interés cultural.

Se podrá llegar a Creta en barco desde otras islas o en avión y es el itinerario de muchos cruceros. Pero es una isla con tantos rincones que disfrutar, que se recomienda alquilar un coche y recorrerla a fondo. También es importante elegir la época, ya que en primavera o invierno podrás disfrutar de mucha nieve y glaciares en algunas de sus cumbres.


Nuestro avión nos dejó en Heraklion y desde allí alquilamos un coche para comenzar una vuelta integral a la isla. A pesar de tener un aeropuerto muy pequeño, hay varias agencias de alquiler. En temporada alta son algo caros y casi todas ellas piden una fianza bastante alta. Os recomiendo que gestionéis un seguro de la franquicia para cancelar el pago de la misma si ocurre algún incidente y así evitar problemas.

Creta está dividida en cuatro provincias o regiones con variedad de lugares de interés que visitar. Éstas son: Lasithi, Heraklion, Rethymnon y Chania.

  • Lasithi. Zona este de Creta.

Nuestro punto de partida es Makrygialos. Elegimos esta parada para visitar la zona este de Creta, y desde allí realizar varias excursiones. Nos alojamos en unos apartamentos con piscina. 


Gran relación calidad/precio y una terraza con buenas vistas. https://goo.gl/QS4H7z

En esta zona hay varias ofertas de alojamiento. No sólo se podrá disfrutar de una tranquila playa, sino también de algún restaurante local con buena comida y variada. Sin duda uno de los restaurantes más recomendables es la Taberna Petra Bay, muy familiar y con un trato exquisito. Es un lugar tranquilo para disfrutar de una deliciosa comida https://goo.gl/qY8Gz7

Luego podéis tomaros un delicioso postre o crepe en Coukos Island. https://goo.gl/8svmst. Un lugar con mucho encanto.

Una de las visitas que hicimos en esta zona este es la playa de Vai. Antes de llegar a ella y de camino en coche, podéis hacer una parada y visitar el Monasterio de Toplou, conocido también como el Gran Monasterio.


Aunque es austero en decoración, cuenta con tesoros artísticos muy importantes como iconos bizantinos, grabados y algunos frescos. La playa de Vai nos sorprendió nada más verla. Te cobran una pequeña cantidad para acceder a la misma y aparcar el vehículo. Una playa de fina arena y llena de palmeras cerca de un agua azul turquesa increíble. Pero una de las cosas que más me sorprendió es una cala cercana a Vai. Junto al único restaurante de la playa hay unas pequeñas escaleras que dan acceso a un mirador donde las vistas de la playa son de ensueño. Si continuas por esta senda llegas a una cala nudista Psiliamos Beach. Esta cala es mucho más salvaje, sin gente y con el mismo color turquesa en sus aguas como la de Vai. ¡Un gran descubrimiento!

Saliendo de la playa de Vai es muy recomendable disfrutar del paseo en coche hasta Cape Sideros. Tomad la carretera desde Vai hasta la playa de Itanos; las vistas desde allí son extraordinarias e inolvidables.


Un lugar de obligada visita es Kato Zakros. Es una pequeña aldea con algunas tabernas y alojamientos junto al mar. Por la noche las mesas se llenan de velas y sólo se oye el ruido del mar. Un lugar con un encanto especial y un ambiente de gran calma. Parece que se detiene el tiempo y disfrutar de una cena allí es una de las cosas que nunca olvidaré de mi visita a Creta.

Os recomiendo la Taberna Nostos https://goo.gl/R6f95j y la Taberna Akrogiali https://goo.gl/2nmhW6 para disfrutar de un delicioso pescado a la brasa o cualquier cosa que pidáis allí.

Otra manera de llegar a Kato Zakros que no sea por carretera es a través de la “Garganta de la muerte”. Esta garganta parte desde Zakros hasta Kato Zakros. Tiene una distancia de 4,700 km sólo ida. Saliendo de Zakros encontraréis una carretera a la izquierda que informará del acceso a la Garganta.


La ruta está muy bien señalizada (puntos rojos) y es un recorrido fácil y muy bonito. Hay numerosas cuevas en las paredes de la garganta y debe su nombre a que en la antigüedad allí enterraban a sus muertos.

En esta zona más al este de la isla se podrá disfrutar de otras playas increíbles. En la zona de Xerokambos, os recomendamos visitar la playa de Mazidas. La carretera es bastante entretenida, con muchas curvas interminables, pero las vistas del mar rodeadas de montañas hace del paseo en coche más entretenido, vistas que el conductor no podrá disfrutar por el trazado de la misma. Cercana a esta playa descubrimos una cala increíble. Cala Krinakia. Continuando la carretera de Mazidas encontrarás el aparcamiento al que dará acceso. Es pequeña, pero con aguas cristalinas. A la izquierda hay unas pequeñas cuevas y erosiones en las rocas que hacen del lugar más bonito si cabe. Es un sitio muy agradable y tranquilo.


Otra zona de playa recomendable, sobre todo para los amantes del wind surf, es Kouremenos. La playa es de piedra, pero allí podrás encontrar escuelas para dar clases o alquilar una tabla de windsurf y disfrutar de este deporte. Al fondo de la playa encontrarás un cortado de una gran montaña que separa esta playa con la playa Hiona. Hay un pequeño sendero por el que se podrá subir al alto de la montaña y así disfrutar de las vistas de ambas playas. La playa Hiona también es de piedra, pero a la derecha de la misma hay una zona de rocas y pequeños acantilados, que hacen de éste un lugar diferente.

En la provincia de Lasithi, algo más lejos de nuestro lugar de alojamiento, hay otros lugares para visitar y de gran interés. Es mejor hacerlo desde un alojamiento más cercano a Heraklion o de Agios Nikolaos. Uno de ellos es Plaka. Es una aldea con mucho encanto, llena de tabernas y tiendas con bonitos recuerdos. 


Cuenta con un puerto desde donde salen pequeñas embarcaciones para visitar la isla de Spinalonga. Ésta es considerada todo un símbolo para los habitantes de Creta. Este islote ha sido testigo de las batallas más sangrientas, y fue construida una fortaleza considerada como una proeza de ingeniería militar. La imagen de los muros de la fortaleza es sobrecogedora, el extraño ambiente sepulcral y el silencio reinante contrastan con las cristalinas aguas que la rodean. Después de visitar la isla se recomienda pasear por Plaka y disfrutar de una comida en una de sus tabernas cercanas al mar.

Para terminar la zona de Lasithi es importante destacar la meseta de Lasithi. . Esta increíble llanura rodeada de montañas con cumbres nevadas hasta el inicio de verano, es una belleza natural de obligada visita. La leyenda mitológica dice que en una cueva cercana nació Zeus ( Dikteon Cave). Pasado Psyhro, hay que seguir las indicaciones hasta llegar a la cueva.


Una vez aparcado el coche se camina algo menos de un kilómetro hasta llegar a la entrada de la misma. Como la subida hasta allí es bastante empinada, podéis encontrar a algunos cretenses que alquilan sus burros para subir a la entrada de la cueva. Las vistas de la Meseta de Lasithi desde allí son magníficas.

Para acceder a la cueva hay que pagar una entrada. Esta cueva es curiosa, bonita y merece la pena su visita. Para los niños es una experiencia muy interesante, no sólo por entrar a la cueva misteriosa, sino para adentrarles en el mundo mágico de los dioses y entre ellos la vida de Zeus.

  • Región de Heraklion

Esta región ocupa el centro este de la isla y en ella se encuentra la ciudad de Heraklion, capital de Creta, lugar que muchos toman como punto de partida por encontrarse allí el aeropuerto internacional y su puerto bien comunicado.


La ciudad de Heraklion en apariencia aparece como desordenada y caótica, pero cuenta con grandes lugares de interés, museos, originales tiendas y extraordinarios restaurantes que descubrir. Una de las visitas imprescindibles es el museo arqueológico. Ha sido renovado en el año 2015, y cuenta con importantes exposiciones de arte minoico (3.000 a.C- 1.400 a.C), y de la etapa del Neolítico hasta la época romana y bizantina. Es muy recomendable visitar este museo después de ver el Palacio de Knosos (a las afueras de Heraklion). Puedes sacar una entrada combinada para ambos lugares.

El museo está situado en el casco histórico. Podéis leer algo sobre esta cultura que os ayudará a entender lo expuesto en el museo, aunque también es posible contratar una visita guiada. https://www.grecotour.com/palacios-minoicos-creta

Además de este museo se puede dar un agradable y relajante paseo al atardecer hasta la Fortaleza Koules (torre del agua), construida por los venecianos.


Es muy divertido, si hay oleaje, esquivar las olas que llegan hasta la entrada de la propia fortaleza. Una diversión para pequeños y grandes, sobre todo en verano.

Saliendo de la fortaleza y tomando la calle 25 de agosto que sube desde el puerto, puedes dirigir tu marcha hacia el interior del casco histórico que constituye un paseo obligado para disfrutar. A lo largo del recorrido se observa a la izquierda la Basílica de Agios Titos. Se trata de una mezquita que conserva su oriental traza turca, y con su peculiar fachada en una plaza abierta, es centro de numerosas celebraciones religiosas.

Esta calle desemboca en las plazas Elefhetrios Venizelos y Kallergon, un lugar muy animado y lleno de bares, restaurantes, cafés y tiendas, que se prolongan hasta el parque El Greco. Antes de llegar a él te encontraras al paso la Fuente Morosini o de los Leones.


Un poco más adelante, se puede llegar a la calle 1866, donde se encuentra un mercado al libre muy interesante y auténtico.

Además de pasear y visitar todos estos lugares, la ciudad de Heraklion cuenta con una gran oferta gastronómica para todas las ocasiones. Destacaré algunos como el Restaurante Peskesi. Un lugar elegante y escondido en una agradable calle cerca a la plaza del Greco. Es necesario reservar con antelación. https://goo.gl/xMJfDW

Otro sitio agradable, sencillo y con una extraordinaria calidad/precio es Restaurante Hagiati https://goo.gl/iVvgU9. Cerca del puerto y de camino a la fortaleza Koules tenéis gran variedad de establecimientos que ofrecen pescado. Unas estupendas alternativas son el Restaurante Paralia, https://goo.gl/5m3x4E, y el Restaurante Ippokambos https://goo.gl/cgypgR.


Además de éstos, hay dos lugares que nos sorprendieron mucho. Ambos fueron recomendados por gente local, con lo que fuimos sin dudarlo. Uno es más conocido y otro no tanto. El Restaurante Kagiabi cerca de la plaza Akadiuo https://goo.gl/Bh4c6g. Se trata de un local sencillo con comida casera y ecológica. Petros nos contó de donde provenían cada uno de los platos que nos iban sirviendo, mientras nos iba contando la historia de las fotos que inundan el local. Con un cariz de ideología de izquierdas y muy buen trato. Nos encantó la comida y sus cocineros.

Para terminar con un toque dulce es necesario probar las deliciosas “bougatsa” en Kirkor https://goo.gl/xFP5nk.

En la provincia de Heraklion y fuera de la ciudad hay muchos lugares que ver y disfrutar.


El Palacio de Knosos se encuentra a 5 kilómetros de la ciudad. Es el recinto arqueológico más conocido e importante de Creta. Fue la residencia del Rey Minos y está asociado a la leyenda del laberinto del Minotauro y la historia de Dédalo e Ícaro. http://arqueoblog.com/knossos-evans/

Este palacio es el símbolo que representa la isla de Creta alrededor del mundo. https://www.grecotour.com/palacio-minoico-knossos-creta.

Al sur de esa provincia de Heraklion hay varios lugares recomendados que disfrutar. Nos alojamos en Kamilari como punto de partida. En esta pequeña aldea viven muchos extranjeros debido a su extraordinario clima. Es un lugar muy agradable, de calles tranquilas y restaurantes con encanto, nada que ver a otro pueblo cercano, Kalamaki.


Kamilari tiene un restaurante que nos sorprendió por la comida y el servicio. Se llama Taberna Afroditi. Nada más sentarnos en la mesa nos llevaron a la cocina para enseñarnos los platos que tenían esa noche, así que elegimos la cena siguiendo nuestra vista y las recomendaciones de la cocinera. Muy cercano al restaurante había un local de música en directo con mucho ambiente.

Muy cerca de Kamilari se encuentra Matala. A este lugar le dieron fama los hippies de los años 60 y 70. Ellos habitaron en las cuevas cercanas a la playa, que ahora se pueden visitar pagando una pequeña entrada. La playa es de piedra pero si vas nadando en paralelo a las cuevas podrás encontrarte a la derecha una imponente cueva rodeada de aguas cristalinas. Vale la pena nadar este tramo. En este lugar vivieron durante un tiempo Cat Stevens, Bob Dylan y Janis Joplin.


En Matala las calles están decoradas con flores de colores y motivos de este movimiento que le dan un cariz diferente. Ahora es un lugar de veraneo familiar y alrededor de la playa puedes disfrutar de una extraordinaria comida o cena al lado del mar.

Siguiendo esta onda hippie también se encuentra Dyscos. La carretera por la costa que va a Lendas es bastante impactante. ¡Peligro para los que se marean! A 3 kilómetros de Lendas se encuentra este pueblo con playa nudista y calles con olor a incienso. Decidimos comer en una caravana/bar al lado de la carretera cerca del camino que bajaba a la playa. La comida casera, deliciosa, muy barata y el lugar muy familiar. Este sitio tiene una energía especial.

Y para terminar la provincia de Heraklion y para los seguidores de la arqueología se encuentra el Palacio de Festos. Se encuentra en una colina con vistas al monte Psiloritis.


  • Región de Rethymnon

Aunque en toda la isla las montañas siempre están presentes, es en esta región donde se encuentra la más alta de Creta, Psiloroitis o Monte Ida (2.456m). Rodeada del Valle de Amari nos dispusimos a tomar el coche y poder disfrutar de cerca de este lugar. El paisaje va cambiado de manera importante a la vez que te vas adentrando en esta zona. El pueblo más cercano es Anogia y desde allí pondrás rumbo al Plateu de Nidas aproximadamente a 22 kilómetros. El trayecto es bastante solitario, pero el paisaje cambia por completo: impresionantes montañas. Desde allí puedes tomar cualquier sendero o visitar a un kilómetro y medio una cueva, Ideon Andron. (señalizada la entrada cerca del aparcamiento). Visitamos esta zona en verano y tuvimos que abrigarnos, cosa que se agradeció bastante, pero en otras estaciones del año, y con nieve, se precisaría material especial para hacer el trayecto a pie. 


Nos pareció asombroso que en esta isla a tan pocos kilómetros de distancia haya paisajes tan diferentes y tan increíbles.

Además de magnificas montañas también visitamos en esta zona algunas playas muy recomendables. Una que nos sorprendió fue la de Preveli. Después de atravesar por carretera un impactante cañón, llegamos a un aparcamiento al que tienes que acceder pagando una entrada. Ya en la cima del cortado de la montaña se puede ver esta extraordinaria playa. Las vistas de la playa son increíbles, a la cual llega el río Melagopotamos de un agua verde intenso que hace un contraste con el azul turquesa del mar: impactante. Es necesario bajar unas empinadas escaleras para llegar a ella, pero lo haces tan distraído cuando bajas que no se te hace duro. Lo peor es la subida a la vuelta.

Otras playas para poder visitar por la zona son Triopetra y Agios Pavlos.


  • Región de Chania

Sin desmerecer las anteriores, para mí esta es la región en la cual se concentran los sitios de mayor interés y que más me gustaron de Creta. Elegimos dos alojamientos en Paleochora y Chania. Dos lugares con mucho encanto y desde donde programar las visitas que haríamos a lo largo de los días.

Paleochora es un pueblo costero con mucho ambiente. En verano las calles del centro se hacen peatonales y las terrazas llenan las calles, la música en directo invade el ambiente y hay gran número de visitantes, pero no llega a ser un lugar muy abarrotado aunque sí con mucha vida. Se encuentra al pie de la montaña y cuenta con dos playas estupendas, una de piedra, Halikia y otra de arena fina, Pahia Ammos.


Tiene una amplia oferta de alojamientos para todos los presupuestos, aunque dicen que se está poniendo de moda y se van encareciendo los precios. Podrás descubrir gran número de restaurantes, cafeterías y bares de cócteles. Un restaurante muy recomendable y alejado de las calles más bulliciosas es Methesis. Cerca del mar con un servicio exquisito y una comida deliciosa. https://goo.gl/xUEE7T.

Desde Paleochora se podrá gestionar la excursión a la Garganta de Samaria, y visitas en barco a Loutro, Isla de Gavdos y Augia Roumeli.

A 35 kilómetros de Paleochora se encuentra la playa Elafonisi, una de las más famosas de la isla; y comprendes el porqué nada más verla. Es un paraíso de arena rosa y aguas cristalinas.


Dispone de pocos servicios lo que la hace más salvaje, aun así está invadida por tumbonas y sombrillas que se ven nada más llegar. Una gran recomendación es caminar hacia la derecha y alejarte de la multitud. Encontrarás otro Elafonisi lleno de calas cristalinas de arena blanca y rosa y con un agua turquesa increíble. Perderte sin gente por este lugar y este paisaje es algo imposible de olvidar. Tampoco olvidaré su viento y el agua un poco más fría que las demás.

Otra de las grandes excursiones de la isla es la visita a la Garganta de Samaria, de gran belleza y grandeza, se trata de la garganta más larga de Europa. Se puede gestionar desde diferentes lugares de la isla. Tiene una longitud de 16 kilómetros y se encuentra entre las Montañas Blancas (Lefka Ori) y el Monte Volakias a lo largo del rio Omalos.


Se puede visitar de abril a octubre, teniendo en cuenta siempre las condiciones meteorológicas por riesgo a desprendimientos o estado del mar. Este Parque Nacional es excepcionalmente rico en flora y fauna y cuenta con 450 especies protegidas. El viaje que puedes programar se trata del servicio de un autobús que os llevará a Omalos, lugar donde comienza la ruta que finalizará en Augia Roumeli, donde tomarás un barco que te llevará por la costa hasta Paleochora. El último barco sale de aquí a las 17:30, tiempo suficiente para disfrutar de la ruta (el horario varía en función de la época del año). Cuando llegas a Omalos las vistas son extraordinarias. El lugar está rodeado de montañas de más de 2.000 metros que hacen que te cambie la idea de que Creta es sólo playa. Después de pagar la entrada y entrar en el Parque, empezamos la ruta, que está muy bien señalizada. Al comienzo hay una fuerte bajada, pero las vistas y el lugar es tan especial que no se hace duro.


Hay agua para reponer durante todo el trayecto, baños y guardas que serían de ayuda si la necesitas. Los últimos 3 kilómetros de la garganta son impactantes, las paredes se separan por tres metros y cuentan con más de 300 metros de altura. Te sientes pequeño en un lugar majestuoso. Al final de la ruta puedes caminar los últimos 2,5 kilómetros o coger un autobús que te llevará directamente a Agia Roumeli, que vive gracias al peregrinaje de la Garganta. Una vez llega el barco para tomar a los viajeros, se queda en silencio. El paseo en barco por la costa es un relax absoluto después del esfuerzo de la ruta. Esta excursión es muy aconsejable, en la que disfrutarás de montaña y mar en estado puro.

Un lugar cercano a Agia Roumeli es Loutro. Sólo se puede acceder a este lugar en barco o caminando, las dos opciones muy apetecibles.


El barco se puede gestionar desde cualquier puerto cercano, pero yo me quedo sin duda con el paseo a pie y vuelta en barco. Para ello es mejor acceder por carretera cuando estéis alojados en Chania o alrededores. Hay que llegar en coche hasta Sfakia. Una vez allí tomar la carretera que va a Aradena y a 2 kilómetros aproximadamente veréis un cartel de la E-4, que indica el acceso a una playa Sweet Water Beach. Aparcad el coche en un arcén más ancho y tomad el sendero que en 4,5 kilómetros llegará a Loutro. Es necesario llevar calzado cómodo y tener cuidado con los más pequeños, ya que el sendero se estrecha en algún tramo. El paseo es precioso. Se puede ir parando en varias calas salvajes de la ruta en las que no encontrarás gente y el agua es espectacular. Cuando te vas acercando a Loutro las vistas desde el camino son de ensueño. Unas pocas casas blancas encajonadas en una montaña marrón y un agua verde hacen de la imagen un lugar inolvidable.


Loutro está lleno de pequeñas tabernas con una comida espectacular, café frapé, que es un café con hielo griego delicioso, y ante todo, mucha calma. Es un lugar donde se detiene el tiempo y leer un libro en alguna de sus terrazas o dar un paseo en piragua son planes que puedes realizar. Por la tarde todos los visitantes de día se van en barco, por lo que es un lugar muy recomendable para pasar la noche en alguno de sus alojamientos. Los bares y restaurantes pegados al mar se llenan de velas y la música relajante acompaña el silencio de la noche. Es posible regresar caminando, al lugar donde dejaste el coche, o volver en un barco que te llevará a Sfakia. Te tocará caminar un par de kilómetros para recoger el coche donde lo dejasteis y comenzasteis la ruta a pie. Otra opción es dejar el coche en Sfakia a la ida y recogerlo allí directamente a la vuelta en barco.


En Loutro hay muchos restaurantes y bares que merecen la pena, dejaros guiar por vuestra intuición pero os recomiendo dos, restaurante Pavlos https://goo.gl/ySGHDP y restaurante Ilios https://goo.gl/iKoU8a

¡Es un lugar increíble!

Después de visitar estos lugares tan especiales nos ponemos rumbo al norte. Chania o La Canea es otra de las visitas obligadas en Creta. Es una ciudad maravillosa, mágica, con encanto y ambiente, para mí lo tiene todo. Creo que es de los lugares que defines como “aquí me encantaría vivir”. Ubicada a los pies de las Montañas Blancas, cuenta con un magnífico puerto rodeado de calles con influencias venecianas y otomanas. Al atardecer el sol colorea de rojo y ocre los edificios y los monumentos, mientras al fondo se ve la barca de algún pescador que llega a casa. Es una imagen maravillosa.


A pesar del turismo, ha conseguido mantener su autenticidad y es considerada una de las ciudades más bellas de Grecia y creo yo, del mundo. Recomiendo pasear, disfrutar de sus pequeños rincones, estrechas callejuelas y dejarte caer por alguna original tienda o restaurante para reponer fuerzas. La ciudad está dividida en diferentes barrios: Barrio Topanas; el más aristocrático y con influencias venecianas, donde se encuentra la fortaleza Firkas y enfrente el faro de la ciudad. Barrio Judío “Ovriaki”; se caracteriza por una imponente iglesia veneciana que se transformó en mezquita por los turcos. Verla al atardecer es una imagen maravillosa. Barrio Kastelli; al este del puerto, donde los venecianos se asentaron y construyeron murallas fortificadas. Barrio Plaza “Splantza”; el barrio turco. 

Restaurantes hay muchos. Os recomiendo restaurante To Stachi https://goo.gl/tH1CQU y más alejado del centro To Maridaki https://goo.gl/yaH13K .


Chania es una ciudad maravillosa, que no te dejará indiferente.

Desde esta ciudad hay dos lugares muy recomendables que visitar. Uno de ellos es la playa Seitan Limari. Es una playa muy original en forma de zetas rodeada de montañas blancas con un azul increíble. La bajada tiene su truco; es mejor tomar el sendero de la derecha que es algo más fácil. La playa pese a ser muy estrecha, tiene gran encanto. En verano está muy frecuentada por jóvenes locales que ensayan saltos desde las rocas cercanas.

Y para terminar lo haré con Balos que se encuentra a 56 kilómetros de Chania. Se puede acceder en barco en temporada alta, pero yo recomiendo madrugar y hacerlo a pie. La carretera desde Kaliviani y el cabo Gramvousa ya es espectacular. Las vistas son increíbles.


Antes de llegar al aparcamiento deberás pagar una entrada y a 7 kilómetros podrás dejar el coche y comenzar a caminar. Es un paseo muy agradable. Las vistas de la laguna de Balos son extraordinarias, no puedes dejar de mirarlo y de hacer fotos. Este lugar de arena blanca y aguas turquesas es considerado Parque Natural, protegiendo así su especial flora y fauna. Además es refugio de la foca monje y la tortuga Caretta Caretta.

Definitivamente estoy enamorada de Creta. Un sinfín de playas con un azul único, calas escondidas, montañas de 2.000 metros, gargantas impresionantes, cuevas infinitas, islas vecinas, templos con mucha historia, monasterios perdidos, comida 5 estrellas y pueblos para perderse. Cada estación del año la hace diferente y especial. A Creta volveré infinidad de veces.

Yolanda García Fernández

 

VIAJAR Y CAMBIAR DE LUGAR REVITALIZA LA MENTE

¿Viajamos juntos?

VIAJAR Y CAMBIAR DE LUGAR REVITALIZA LA MENTE

 ¿Viajamos juntos?

 

info@familiasdeviaje.es

Información legal sobre el formulario de contacto

Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones serán tratados por NURIA JIMÉNEZ GARCÍA (www.familiasdeviaje.es) como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es la de mantener contigo un contacto comercial y enviarte la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Te informamos además de que estos datos que nos facilitas estarán almacenados en los servidores de 1&1, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de 1&1).

No comunicaremos ni cederemos tus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir tus datos con terceros, te informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de tus datos en info@familiasdeviaje.es.

Puedes consultar la información detallada en nuestra  POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Contacta con nosotras

 

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies